miércoles, 14 de julio de 2010

Self injury. No quiero vivir sin cicatrices

Hay quienes llevamos las cicatrices dentro, otros las llevamos fuera. Son la muestra de que estuvimos vivos, dolorosamente vivos.

Salvo una vez que me anunciaron un accidente de un amigo y me clavé las uñas en el brazo hasta sangrar, nunca me he autolesionado. Supongo que la anorexia era todo el autocastigo que "necesitaba". Sin embargo, entiendo bien a quienes lo hacen. Además de un amigo de quien he hablado aquí, hay dos chicas de la blogósfera especialmente queridas para mí que han pasado por el mismo calvario. Hoy les traigo sus palabras como un testimonio de que tanto dolor es posible, pero también su fin. Porque sí, nadie dice que vivir no duela. Pero también la vida puede ser (debe ser) mucho más que dolor.
No sé cuándo comenzaron las heridas en los brazos, las piernas, el alma. Lo que sí recuerdo es la sensación de la carne abriéndose, como si fuese una envoltura plástica del dolor. Recuerdo lo que pensaba: trasladar el dolor del alma a la carne; que sufra la materia para que descanse el espíritu. […]
I just don't want to die without a few scars, I say. It's nothing anymore to have a beautiful stock body. You see those cars that are completely stock cherry, right out of a dealer's showroom in 1955, I always think, what a waste.
[Simplemente no quiero morir sin algunas cicatrices, digo. No se trata solamente de tener un hermoso cuerpo de muestra. ¿Ves esos coches que son completamente cerezas de muestrario, justo recién salidos de la vitrina de un concesionario en 1955?, siempre pienso, qué desperdicio.]
Tyler Durden en Fight Club de Chuck Palahniuk
Nuestros demonios internos causan heridas externas, a veces no sólo en nosotros, sino también en quienes amamos. The constant Gardener, obra de Liza Falzon (Meluseena). El lema que acompaña a la ilustración He loved her, even when it hurt me hace pensar también en la anorexia como un "amor-odio" doloroso, como un abrazo que hiere.

(Todo el texto a continuación es el testimonio de Neth, una valiente prueba de que la vida es caer, pero sobre todo levantarse. Besos nena, te levantarás otra vez, cada vez.)

Cicatrices... Yo tengo en las piernas (esas no muy visibles), en los pies (una vez me corté entera: venas de las muñecas, brazos, pies... una auténtica salvajada, además de que perdí mucha sangre y me tuvieron que coser entre dos enfermeros durante casi una hora), los antebrazos, las muñecas (una auténtica escabechina en las muñecas, tan grande que completas son una cicatriz que ni se nota a menos que te fijes...).

Las peores son las de los antebrazos. Tengo la piel bastante pálida (lo cual debería ayudar a disimularlo, pero no), y se me marca con mucha facilidad y se quedan cicatrices aunque sean cortes pequeños. Lo peor es que las de los antebrazos son muy visibles (…) y se nota que no son cicatrices normales. Pero eso no es todo... En una noche de auténtica locura (…) me "tatué" con cortes "MUERE ZORRA" (cada palabra en un brazo, ocupando todo el antebrazo), todas con puntos adornando cada corte (no eran sólo cortes, pretendía algo más...). Si no te fijas sólo parecen trazos (porque además hay sobre esas cicatrices marcas de cortes más comunes, dentro de lo no común), pero si te detienes un poco se puede leer la inscripción sin problemas.

Muchas veces me han preguntado por ellas. Según pasa el tiempo me da menos reparo decir que "pasé una mala época" (aunque depende de quién lo pregunte, claro), otras me invento lo que sea. Un par de veces además se fijaron tanto que me vieron la "bonita" inscripción (a lo que no me quedaba más remedio que contar que me los hice yo en una mala época...).



Además, están las del "accidente" [cuando me lancé a la carretera]: un codo con un corte enorme cosido, y las de las operaciones por las fracturas en la pierna... pero esas no me preocupan aunque sí que son enormes, porque tienen una explicación fácil y creíble.

(..)Yo las llamo mis "cicatrices de guerra", de alguna manera me recuerdan adonde estuve y adonde estoy ahora; el camino recorrido, los pasos dados, y eso me da fuerzas cuando tengo la tentación de volver a dar un paso atrás.

-----------
Gracias a todos por preguntar cómo estoy. Estoy bien, justo ahora con un poco de fiebre. Creo que mis defensas bajaron en estos días debido al estrés; en los últimos meses mi vida ha sido muy poco más que trabajo. Extraño tiempo para hacer otras cosas, sobre todo leer y escribir, pero todo marcha, creo que esta es la puerta que ahora tengo abierta y debo cruzarla.
Una amiga vegana pasó una semana en casa y estar con ella me hizo replantearme el ser vegetariana (lo he sido por varios periodos de hasta tres meses, y en sí no como carne más de un par de veces por semana). Justo ahora no sé si la carne me ha caído mal, o si tengo el estómago hecho un desastre por el cambio de alimentación. Nada grave, creo que más bien es somatización de cansancio y agobio laboral.
Me he dado cuenta que amo intensamente a E., mi compañero, que lo elegiría todas las veces, que percibir el aroma de su nuca a media noche es un bálsamo que no cambiaría por ninguna otra historia. Sin embargo, hacer una vida con alguien tiene siempre sus altas y caídas. Creo que he decidido que lo importante es vivirlas a intensidad con la plena voluntad de seguir juntos.

16 comentarios:

eLena dijo...

Hola. Que mal que estés con fiebre, y lo peor que no puedas descansar debidamente por todo lo que tienes que hacer, espero pronto, muy pronto te llegue un merecido descanso y repongas todo, el estres es, desde mi opinión, de lo peor que uno puede traer cargando, al menos por mucho tiempo.

Estoy visiblemente mejor, gracias por el interés, aún me hago bolas yo solita con cosas que no debería, que no están en mis manos y eso me vuelve un caos pero trato de calmarme y al menos no direccionarlo a mi forma de comer, o de ver lo que soy.

Estoy dentro de todo mejor pues a pesar de querer ser y hacer siempre lo mejor entiendo (o trato de hacerlo) que debo hacer al mismo tiempo lo que me guste, sin presiones, para complacerme a mi y sin más.

Algo me anda dando vueltas, estoy pesando 57 kilos, un peso razonable para mi estatura (1.62) de hehco muy sano, pero mi ex nutriologa a la cuál me acabo de encontrar en el supermercado y platicamos me ha dicho que no le gusta cómo me veo, que como siempre ella no me ve en 57 sino en 54, y lo peor es que no me siente contenta con ese peso como hace unos meses.

En fin, tu sabes, esto es de todos los días y asi lo hago.

Yo nunca me he lesionado, al menos no con otra cosa que no sea la bulimia (que ya es mucho) pero entiendo que asi como yo me meti en esto buscando liberación los cortes lo son también.

Cuidate mucho, espero de corazón pronto estés mejor y vengas a contarnos que todo va de maravilla, me encanta leerte feliz en pareja, me encanta y mucho (si eso es posible)jajaja!

Un beso hermosa.

Hörus dijo...

Entrada preciosa, emotiva.
Espero que nunca sufras en tu carne el filo de ninguna cuchilla, solo sirve para escapar unos segundos y luego piensas en cómo ocultarlo (más que en cuando curará)

Cuídate pequeña

Neth dijo...

"Yo las llamo mis "cicatrices de guerra", de alguna manera me recuerdan adonde estuve y adonde estoy ahora; el camino recorrido, los pasos dados, y eso me da fuerzas cuando tengo la tentación de volver a dar un paso atrás."

Está bien recordarlo. Gracias por tus ánimos, preciosa.

Espero que pronto te recuperes. También me he planteado el hacerme vegetariana desde que era pequeña, pero jamás he llegado a intentarlo en serio. También es porque viviendo con mis padres es más complicado, aunque no lo descarto. Además, teniendo el estómago como lo tengo, me lo han recomendado más de una vez, y seguramente me haría bien... A parte de las razones éticas que ya de niña me llamaban...

Me ha gustado mucho leer cómo te va con tu compañero, que a pesar de sus altas y caídas (como casi todo en esta vida), lo que realmente domina es el amor.

Es precioso.

Me alegra que hayas vuelto a actualizar. Se te echa de menos por acá.

Un abrazo fortísimo!

Santika dijo...

Me alegra saber que, a pesar de las dificultades, estás bien. El cansancio de las rutinas, de las jornadas laborales, a veces afecta más de lo aparente. Ojalá encuentres un momento para respirar y sanarte del agobio, del estrés y, por ende, de los reflejos que dejan en tu salud. Yo sé de somatizaciones... casi siempre mis enfermedades tienen esa última conclusión: son causa de estrés o factores psicológicos.
No lo creía antes, pero el estrés es tan destructivamente poderoso, que debe ser considerado uno de los más serios enemigos a vencer en la vida.

El daño mismo de los TCA's, es más de lo que una persona debiera soportar... aunarle auto-mutilación, es casi inconcebible. Afortunadamente, después de muchos años, he logrado superar esa etapa, aunque aún me asomen las ideas de "merecer una bofetada, o un puñetazo o..." cuando hago algo mal; lo que queda es disipar la idea misma en la cabeza, antes de que pueda traducirse en el más primario movimiento lesivo. Y contrarrestar pensando: "no es para tanto; para todo error existe una salida; nada es causal para agredirme a mí misma..." Y, bueno, vivir cada día, con la mejor expectativa, con el mejor ánimo posible, abiertos a la felicidad y cerrados al desastre.
Un beso, querida Lilith, y te deseo que ese amor que ahora tienes, sea impulsor para que tu alma sane sus dolencias y prevalezca la luz.

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

eLena: Hay algo en las tablas de peso que viene mal. Lo sé porque lo viví, hasta que logré la resignación de mi nutrióloga ante naturalezas más fuertes que la matemática. Seguro es algo que tiene que ver con el peso de los huesos. Yo te he visto en fotos y te ves súper bien. ¿Te recomiendo a mi nutrióloga?
Hörus: Lo sé. Pero el asunto es que no podemos, ni física ni emocionalmente toda la vida. Te visito.
Neth: Ojalá que los ánimos y los recordatorios ayuden. A mí siempre me ayuda leerlas a ustedes en la lucha cuando tambaleo. Y también en la caída es un alivio saber que no soy la única que resbalo, pero que como tú y muchas lo hacen, siempre hay forma de levantarse otra vez. Mil besos.
Santika queridísima: Leyendo tu comentario pensé que sí que me golpeado contra objetos o muros de manera consciente. Quizá es que la auto mutilación la asocio mucho más con los cortes por la gente que he conocido... Me alegra mucho saber que para ti eso ha quedado atrás, que puedes evitar herirte (y también con la bulimia, ¡90 días ya!). Besos.

Ana dijo...

me asusta tremendamente todo este asuntos del self-injury. en mis primeras noticias sobre ello no podía lograr entenderlo. cuando el dolor fue más fuerte que yo misma y sólo podía calmarme golpeándome la cabeza contra una pared lo entendí. sin embargo nunca llegué a cortarme y nunca tuve restos visibles de autolesiones.
la confesión de tu entrada es realmente increíble. me he quedado un poco pensativa...

espero que tú sigas bien, y que, sobre todo, te cuides.
un saludo

Siquiátricaaa Tóxicaaaa dijo...

Pasaste por mi blog hace un tiempo y comentaste sobre unas fotos. Todas era yo, cortes incluídos!
Saludos, cuando ande con más tiempito me doy vueltas por acá!

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Ana:supongo que hay muchas cosas que suenan increíbles hasta que uno cruza la barrera entre el relato y la acción. Pero finalmente los trastornos de la alimentación son otra forma de herirnos que también deja huellas.

Siquiátricaaa Tóxicaaaa: me di una vuelta por tu blog y me alegra saber que vas mejor. Besos.

Neth dijo...

Querida Lilith, espero que estés bien. Vuelvo a despedirme de mi blog personal, esta vez imagino que para siempre (o esa es mi intención). No estoy muy bien y temo ser un mal ejemplo, además, creo que esto no me está ayudando. Quiero o necesito centrarme en otras cosas más creativas, ya sabes...
De todas maneras tardaré un tiempo en cerrar el blog, aunque no actualice ya más.
Gracias por todos los ánimos que me has dado, te aprecio mucho.
Espero tener pronto noticias tuyas.
Muchísimos besos!

eLena dijo...

Se te extraña, a ti y a tus textos, de verdad que dan ánimos.

Un beso

¿Cómo estás?

veneno para una hada... dijo...

Hola, me encantarìa leer el blog de neth... ojalà pudiera invitarme o no se còmo se maneje aquì en blogger eso... Yo tengo un blog pero ya no escribo, ya no me nace escribir, ahorita me mantengo ocupada leyendo o viendo pelìculas... lleguè a cortarme tambièn aunque llevo meses sin hacerlo.
saludos.

Emyy dijo...

Hola, es la primera vez que entró en tu blog. me causó curiosidad y descubrí tu maravilloso viaje de vuelta a la vida...Yo padezco de Bulimia Nerviosa desde hace cinco años, en estos momentos he comenzado mi quinta (y ultimo) intento de recuperación.
Me siento de maravilla debó admitirlo. Cuando tienes ganas, lo logras...
Muchos besos y abrazos ♥

yoquemebusco dijo...

Lilith, esta entrada me ha hecho temblar.

Pinganillos dijo...

A mi igual... los pelos de punto. Un saludo

Roberto dijo...

Buff se me pusieron los pelos de punta con esta historia de verdad :|

Pinganillo dijo...

Ya ves que fuerte la historia esta no? madre mia

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails