jueves, 18 de septiembre de 2008

Secretos que matan

Todos los secretos, tomada de forum-psicologos.
Hay un vértigo muy particular que acompaña a un tca. El vértigo de mentir. La anorexia o la bulimia te hacen experta en mentir, porque todo el tiempo andas negando que vomitaste, o afirmando que comiste aún cuando no lo hayas hecho en días, inventando pretextos para no comer o excusas para tu delgadez, tus ojos enrojecidos o tu rostro inflamado.
En mi familia hay un dicho: "Lo que se ve no se pregunta", y fue quizá ese el lema que mi madre y mi hermano adoptaron ante mi anorexia. Era evidente, y ellos, especialmente mi madre, optaron por no preguntarme, y yo por no decir nada. Al principio temí hablar abiertamente por miedo al internamiento (yo era menor de edad y mi pérdida de peso concordaba con los criterios para un ingreso), luego porque temí que mi mamá se sintiera culpable de lo que me pasaba. Y al final, porque a mí la terapia y la nutrióloga me funcionaron, por más que mi mamá no crea en esas cosas, y no estaba dispuesta a gastar energía en discutir sobre mi elección de tratamiento.
Sin embargo, hubo otras personas en mi vida que lo supieron, y que yo acepté que ellas lo supieran. Como dice una entrada maravillosa de lostillutions, "Reconocer el problema ante los demás no es tan difícil como hacerlo ante una misma. Sincérate con aquella persona o personas con las que te sientas segura, como pueden ser tus padres, tu mejor amiga o tu pareja. Estarán para escucharte y ayudarte a conseguirlo".
Mis amigas de la secundaria sólo vieron lo evidente: no podía negar que tenía anorexia. Nunca lo discutí abiertamente con ninguna, salvo C., mi mejor amiga hasta la fecha. Ella me confrontó muy fuerte hacia el final del año escolar, y en cierto modo su intervención me hizo ver que no podía seguir así.

El grito del silencio, tomada de ragesword.


Durante la preparatoria lo supieron mi novio, Y., mi hermana por elección y mi mejor amigo, F., quien también padecía anorexia y se autolesionaba. Con mi novio fue un desastre. Caímos en el juego del control y las mentiras, de la falta de confianza y los reproches. Mi hermana se lo tomó con calma, simplemente trataba de escucharme, me abrazaba, veía que comiera un poco, pero sin presionarme. Mi mejor amigo lo sufrió mucho. Su primera frase fue algo así como "No, tú no". Ambos sabíamos exactamente por lo que el otro pasaba y eso nos daba una complicidad única, pero también lo hacía más difícil.
Y sin embargo, decirlo fue quizá algo que me salvó la vida. Un tca es una carga muy pesada para llevar sola. Y decir a quienes nos rodean que lo padecemos implica aceptar que pueden intervenir en nuestra vida, que eventualmente nos confrontarán. Es bien difícil, pero vale la pena. Una discusión puede ser la diferencia entre vivir o morir en silencio.

10 comentarios:

Alex dijo...

Hola. Me gusta tu blog y cómo tratas el tema de ana y mia. Lo vengo leyendo hace rato en realidad, quise leerlo todo para ver cómo fué tu evolución.
Espero no te joda, no soy psicóloga ni nada, pero me caíste bien al leerte. Es agradable ver cómo alguien de a poco sale de algo que yo también viví.
¿A mí sola me pasa, o es como que siempre te queda algo en la mente, aunque no le des bola?

iRoN Princs dijo...

me impresiona la manera de escribir, cruda, real y muchas vivimos pero morimos igual en silencio

Anónimo dijo...

hola lilith!! llevo un rato reyendo tu blog, y a mi en lo personal me das fortaleza y esperanza aunque todavia cargo con esto me siento culpable en cuanto a mi familia creo que no se lo merecen y por eso no me comunico me custa mucho trabajo hacerlo pero me da gusto que estes saliendo de esto muchas felicidades y gracias por expresarte y dejarme ver que la luz del tunel es muy prometedora. besos.

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Hola Alex. No, para nada me molesta. De esto se trata este blog, de contar la historia. Supongo que siempre algo se queda en tu mente... la anorexia no se cura completamente en la medida que lo que te llevó a padecerla sigue ahí. Pasé por tu página... yo también quise ser hombre muchas veces. Hasta que comprendí que es una buena época para ser mujer, pero igual a menudo me entiendo mejor con hombres.
Iron P.: de eso se trata, de romper el cerco del silencio. Un beso.
Anónimo: Como lo digo, a mí también me daba mucha culpa con mi familia. Pero al final, debemos entender que no somos culpables de esto, y a veces poder pedir ayuda es un alivio. Si no quieres hablarlo con tu familia quizá sí con alguien más. Muchísimos ánimos.

anabuscaunsitio dijo...

llegue aki buscando el nº de adetaex... kizas mi historia sea parecida a la tuya, pero a la vez distinta, pq tb llevo sufiendo esto desde los 14 y tengo ya 23..
Q desde que me conciencie estoy luchando con uñas y dientes, pero kizás el tratamiento que llevo no es muy bueno, pero lo intento. Aunq cada vez q caigo, las caidas con criminales..
Me encanto leerte, me das esperanzas, aunq a veces es lo único que me queda...

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Hola Ana, un placer tenerte por acá. ¿Qué te puedo decir sino que la lucha hacia afuera es dura, quizá una de las cosas más duras que haremos en nuestra vida?
Y así y todo vale la pena, al fin, no se puede tener una vida y un trastorno de alimentación al mismo tiempo, como dice Marya Hornbacher.
Dicen que todo se ve más negro justo antes de amanecer. Besos.

veneno para una hada... dijo...

Hola, me encanta leerte. Ya no he escrito porque me he sentido bastante mal. Lo peor es que no hay nadie con quien hablar, pero bueno. Aquì seguimos.

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Nadia: SIEMPRE hay alguien con quien hablar. Y ya te dije, no tienes que mencionar la palabra anorexia si no quieres. Tenemos anorexia, la sufrimos y hay épocas en que quizá aún no estamos listas para renunciar a ese sufrimiento, para dejar el salvavidas, para ser totalmente adultas. Pero siempre elegimos, estamos condenados a ser libres.
Besos.

Sara (1espejo1000ventanas.com) dijo...

Hablas de vértigo, y no podrías haber utilizado una palabra mejor... ésa es la sensación que tuve en el estómago durante los años de enfermedad... y era también esa sensación la que me empujaba a seguir desatruyéndome.
Un besazo enorme,
Sara*

Por cierto, quieres que te ponga un link en mi blog o prefieres que esto sea algo más "privado"? :)

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Hola Sara. No, pues me encantaría tener un link en tu blog, ya que también me gusta muchísimo como relatas tu historia. Esto es lo suficientemente "anónimo" para mí porque no uso mi nombre. Un besazo y que sigas muy bien.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails