lunes, 7 de junio de 2010

¿Y dónde estabas?

Pensaba pasar y decir sólo dos cosas:

1. Estoy muy bien, sólo un poco ocupada.
2. No se preocupen.


Faraway. Fotografía de Ahmet Unver, tomada de www.elpuercoespin.com.ar


Pero un comentario muy lindo de yoquemebusco --que se llama Lucía y es uruguaya, como La Maga de Rayuela ;)-- me hizo detenerme a escribir esto.
(...)hace poco (poquitísimo) he empezado a leer sobre lo que tu llamas TCA especialmente sobre esta "corriente" o "moda" (no se cómo decirle) de Anas y Mías y este, tu blog, me ha tocado el alma niña. Es que escribes tan sincero que a uno se le pone la piel de gallina, es como si tuvieses el poder de hacer que el resto se "ponga en tus zapatos". Por supuesto que además me siento identificada con un montón de sentimientos que describes aunque yo nunca haya llegado a hacerme daño físico (no de forma consciente).

Hola Lucía. Tu comentario me hizo el día, porque justo este blog lo abrí, sí para quienes sufren un TCA (especialmente atípico, como fue mi caso), pero más para quienes NO lo sufren. ¿Por qué? Porque creo que es difícil entender a alguien que padece anorexia o bulimia sin encajonarlo en los estereotipos clásicos del padecimiento. A lo largo de estos años de tener el blog y de estar en recuperación he visto que en realidad muchas personas se identifican con sentimientos y conductas que se supone son típicos de la anorexia o la bulimia. sin padecer estos trastornos Mi punto es que en realidad "sanos" y "enfermos" no somos tan distintos. Gracias por confirmarlo desde el otro lado.


(...)
Bueno, tal vez esto sí te sirva aunque más no sea cuantitativamente: a mí el cuerpo me ha cambiado mucho alrededor de los 23 años; he sentido que las "grasas" (que en mi no son muchas) se han cambiado de lugar por así decirlo me he vuelto un poquito más "fofa" (no se cómo se dirá allí... ¿"blandita de carnes" o algo así?) y nada, creo que es un cambio necesario ¿entiendes? es decir: algo así como que "las canas son la manera de que, a simple vista, otros noten que somos más sabios que antes" no sé si entiendes mi punto pero creo que en alguna extraña e inexplicable manera se puede aplicar a otros cambios en nuestro cuerpo.
No sufro ni he sufrido de trastorno alguno de TCA pero creo que todas las mujeres podemos "recibir" con otros ánimos esos cambios que a veces nos acongojan (o a algunas más que eso) con los brazos abiertos pues ellos son parte de nuestro crecimiento y nuestro crecimiento es parte de nuestro ser actual y conformará también nuestro ser futuro ¿me entiendes? No digo que nos definan, ¡no!, sino que si los hacemos parte de nosotras, serán parte de nuestra belleza.


Creo que primero el comentario de Patri S. y ahora el tuyo me han hecho ver esa realidad: el tiempo pasa por nosotros y nuestro cuerpo cambia. No es un deterioro, es como dices, la huella de que somos más sabios y tenemos más experiencia. Y eso, en efecto, es hermoso, bello en el sentido más hondo de la palabra.

Gracias a todos los que me ayudaron con sus experiencias y sus comentarios a reenfocar mi mirada. Y a la gente del mundo "real" que también estuvo conmigo, (y no leerá esto) aún sin saber abiertamente que estaba un tanto cuanto en riesgo de dar un traspié. Ahora que volví al blog también encontré una entrada mía sobre el espejismo de la eterna juventud. Y les digo que nunca perdí de vista lo que escribí entonces. Es sólo que a veces la anorexia (o sus residuos, o cualquier padecimiento mental) también es la posibilidad de que dos pensamientos contrarios convivan en tu cabeza a la vez y esto te dañe. Pero la recuperación hace que cada vez eso pase menos, y que cuando pase sea más insignificante que antes comparado con todo lo demás en mi vida.

Saludos y gracias a todas las que se han preguntado por mí. Espero estén muy bien. Nel.la y Santika, sé que lo están y me alegra, ya les escribo. eLena, ojalá también vayas mejor, ¿te llegó mi correo?

8 comentarios:

Neth dijo...

¡Qué agradable volverte a leer! Me alegro de que estés mejor que en la última entrada... momentos en los que nos tambaleamos o en los que somos más susceptibles a las recaídas pueden haber, y los hay, pero lo importante es saber que esas dudas o inseguridades pasan de largo y podemos retomar la confianza en nosotras mismas si no dejamos que nos atrapen de nuevo.

En cuanto a los comentarios que has dejado aquí reflejados, me gustan mucho, pues ayudan a ver las cosas de otra manera... Desde luego esta cultura a la delgadez y la eterna juventud nos hace a muchos rebelarnos contra el paso del tiempo, cuando en realidad es un proceso inevitable y que, si sabemos integrarlo como señal de crecimiento y parte de nosotras mismas, no tienen porqué traernos dolor...

Lástima que estas cosas no se traten en los medios de comunicación. Sin embargo, sí que nos bombardean con cremas adelgazantes, anticelulíticas, antiarrugas y demás... y nos meten en la cabeza que el paso del tiempo es malo y que hemos de evitar como sea esas señales que produce...
Las cosas serían de otra manera si nos enseñaran a aceptarnos tal y como somos y no a seguir un estereotipo de belleza durante toda la vida, seríamos mucho más felices y no habría tantos problemas como los trastornos de alimentación o tanta falta de autoestima entre la población... Pero es algo difícil de cambiar, así que cada cual ha de procurar inmunizarse ante ese lavado de cerebro masivo que nos hacen y procurar buscar realmente la paz con nosotras mismas y nuestros cuerpos...

Otra magnífica entrada. Te felicito.

Un abrazo muy fuerte!

Santika dijo...

Qué gran gusto leerte, y leer que está bien. Las turbulencias son cosa normal en todo viaje, y hay que saber controlar los miedos, las obsesiones, la ansiedad... En los momentos de agitación, es fácil que se nos mueva el lente y,de momento, parezca difuso el objetivo. Por ello hay que creer en él, con todo el poder de nuestra mente y nuestro corazón, para que si, en algún momento, no lo vemos, sepamos que está ahí y no dudemos en seguir adelante.
A veces el espejo dice tonterías, y es cuando hay que cerrar los ojos y vernos con la inteligencia, con la convicción.
A veces hay voces que murmuran que quizá sea mejor hacernos tal o cual cosa, recortar tal o cual dosis, seguir como estábamos, porque estábamos seguras.... pero no es así. Tenemos que aferrarnos a las convicciones que con tanto esfuerzo nos hemos formado, hacer uso de ellas ante las turbulencias de una enfermedad tan compleja, tan variable dependiendo de cada sujeto, tan imposible de encasillar. Cada quien tiene la píldora más efectiva para su propio mal, pero hace falta reconocerla, aceptarla, creer, y tomar la decisión de estar bien.
Qué gusto saber de ti, siempre lúcida, siempre dispuesta, a pesar de las turbulencias.

Isidra Parra dijo...

Ufff,
Qué bueno que no desapareciste!!
Me alegra tener aquí, con tus ideas racionales sobre esta enfermedad que nos acongoja.

¿Cómo has estado? Poco hablaste de tí...

Me identifico mucho con eso de que la anorexia (y la bulimia) es vivir con dos voces que discuten... Y bueno, tal vez no se vayan nunca ninguna de las dos, pero sí podemos darle más volumen a la voz que en verdad quiere que seamos felices, que estemos bien.

Te dejo con una frase: "Amo las limitaciones porque son la causa de la inspiración" Susan Sontag.

Ah!! y por favor pásate por mi blog, pues tengo una consulta abierta y e gustaría saber tu opinión... ya lo verás.

Besos,
Isidra

eLena dijo...

Antes que nada: ¡Si me llego el mail! y quiero agradecerte sincera y enormemente. Estaba yo sentada frente a la computadora de mi mejor amigo (a eso de las 3 de la mañana) y se me ocurrio tomarme 5 min para revisar mi correo, y ahi estaba el tuyo, lo abri llena de emoción e interés por lo que tenías que decirme y ¿sabes? me he puesto a llorar. No sé, tenía demasiado estos dias adentro, eran demasiadas cosas que no sabía cómo hacer llegar siquiera a las personas de mi mundo real, lloré y lloré mucho esa noche, lo hice por varias cosas, la principal es que me dio un gusto tremendo tú preocupacíon, ya sabes, no verte tan sola dentro de todo, me hubiera gustado contestarte en ese momento, supongo que con un Gracias hubiese bastado pero pasó que llame tanto la atención que (espero no te moleste) dejé que Oscar, (es el nombre de mi mejor amigo) leyera la razón por la cuál yo lloraba tanto y co tanto sentimiento, me abrazo y me pidio una disculpa por haber estado tan ocupado estos meses y no haberme sabido dar una palabra linda o un abrazo antes, dice que a veces ya no sabe como lidiar con esos ataques míos y me deja pues yo tampoco permito mucho que me ayuden, y lo entiendo, no ha de ser del todo fácil ver a tu amiga en ese estado y no saber siquiera que hacer. Dejamos las cosas un poco y nos fuimos a cenar XD!

De lo de la carrera ya estoy más tranquila, ya veré que hacer, pero no me quedo asi.

Lo del amor no correspondido, explote!! nunca me había molestado amarlo, siempre he defendido y lo seguiré haciendo, que amar te llena no te mata, ahora más calmada no sé si de verdad me lastima o buscaba un pretexto grande para lloarar, eso igual necesito pensarlo.

Llevaba muchos días sin dormir y sinceramente muchos sin comer, ya hoy estoy mucho mejor, me imagino que la presión de la escuela era la que me estaba detonando todo, me hacía ver todo más grande de lo que realmente era (es), aunque no por eso me voy a dejar asi nada más.

Quizé tumbarme y no pude por las presiones interminables de la carrera, al principio me molesto, pero creo estuvo mejor asi, aún tengo mucho que pensar y debo entender que no cada que la vida me exiga un 200% de rendimiento voy a tener una crisis, esa es otra de mis pruebas a superar.

Muchas gracias, he guardado tus datos y seguro que nos ponemos en contacto un día de estos, por ahora sigo ocupada pero mucho mejor, sé que quizá te suene exagerado pero tus palabras me levantaron mucho, dejé al menos de sentirme sola. Ya estoy mucho mejor.

Te mando mail, eres un sol. A veces uno necesita unas cachetadas para reaccionar, está vez yo necesitaba un !Anda, no te dejes caer! y ese me lo diste TU!!

Un beso enorme!

Patri S. dijo...

Aquí estás! Lilith, qué bueno saber que estás bien! Como dice Isidra, poco hablaste de ti, espero que en la próxima entrada lo hagas. El tiempo de Dios es perfecto, y los cambios que este tiempo arrastran, también lo son. Independientemente de la creencia religiosa por la que nos guiémos, estoy consciente que todo lo que suede, tiene un fin. Por algo dicen que los viejos son sabios por lo que han vivido, n0?

Un beso, espero saber pronto de ti. Con cariño, Patri S.

Maca... dijo...

Lilith, primera vez que leo tu espacio, y realmente agradable es leerte.Me he detenido un rato, y he leido gran parte de tus entradas, las cuales me han atrapado, porque puedes captar con claridad el sentir de los demas, ademas de abrir un poco la cabeza. Un gran saludo, y ojala estemos en contacto. Maca.

Isidra Parra dijo...

Hola...
por qué tan ausente?
Haces falta..

yoquemebusco dijo...

Hola Lilith. Me alegra escuchar que estás bien. Hace tiempo estaba buscando tu blog porque luego de haber entrado por primera vez no lo había encontrado hasta ahora. Que agradable saber que mi comentario sirvió al menos para alegrarte un poco. La verdad es que ese día estaba de muy buen humor y a veces es más difícil aceptar los cambios pero siempre es reconfortante, por lo menos para mí, el saber que uno no está solo.
Te dejo un abrazo.

¡salú!

Lucía

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails