lunes, 19 de abril de 2010

La pesadilla de la báscula

Hace mucho tiempo que no actualizo. Tengo una entrada pendiente sobre las autolesiones (gracias Nel.la y Santika por sus testimonios) pero la verdad es que no me he sentido con ánimo de escribir en el blog.

No sabría muy bien decir cómo empezó todo, pero estos últimos días he tenido problemas con mi imagen. Supongo que el principal desencadenante fue cuando fui a hacerme un examen médico para inscribirme a clases de yoga cerca de mi casa y según la báscula del consultorio mi IMC rebasaría el 20 por un par de de décimas. Es un peso normal, saludable, "perfecto". El peso meta que nunca llegué a alcanzar cuando iba con la nutrióloga. Pero me desquició. Llevaba varios años con un IMC ligeramente inferior a 19 y me había acostumbrado a ese peso, incluso me gustaba.

Esta es una foto de una despedida que me hicieron mis amigas cuando me mudé con mi chico, hace más de un año.

En primera, no sé si la báscula en que me pesaron estaba bien. Me había pesado --a petición de mi novio-- tres meses antes: había subido un par de kilos con respecto a mi peso de siempre y me sentía bien. Como no tengo básculas en casa ni he sido nunca fanática de ellas, tampoco tengo forma de corroborar el dato. La cinta métrica es otra historia: en la primera crisis de anorexia que tuve lo único de lo que llevaba registro era de las medidas. Y según la cinta tengo 90 de pecho (nunca había dado eso, siempre unos 87-88; 63 de cintura, mi habitual es 62, y 94 de cadera, que es mi parte más ancha y normalmente oscila entre 90-92). No es una gran variación en medidas, y de hecho es imperceptible en la ropa: todo me sigue quedando igual. Pero algo empezó a martillarme en la cabeza.

Esta es la foto mía más reciente que encontré. Es de noviembre de 2009, de un viaje con unas amigas.

Desde hace varios años, cada vez que me obsesiono con el peso me pregunto qué es lo que está mal en mi vida, qué es lo que me gustaría cambiar y que estoy transfiriendo a mi cuerpo. Pero ahora todo está estable. He puesto un negocio con mi chico y las cosas van bien. Lo de dar clases, que era algo muy importante para mí, no salió tan bien, pero tampoco fue fracaso total; salí de la universidad donde tenía tres grupos, pero seguiré dando parte de un diplomado en la universidad pública más importante de mi país. Y aunque aún no me he titulado de filosofía (estudié también periodismo y estoy titulada, pero de la otra me falta hacer la tesis) tampoco me preocupa mucho; sé que es sólo invertir tiempo. Hice una solicitud para una estancia de un mes en España y cometí un error en el registro, pero aún así espero que me acepten, aunque los resultados los dan hasta octubre. En lo demás todo bien: me publican con cierta frecuencia en dos periódicos nacionales y para fines de este mes o quizá el siguiente terminaré una novelita, algo como un juego, que empezó como una carta de amor.

Suena bien. No sé si es lo que hubiera planeado lograr a mis 26 años, pero supongo que tampoco es muy distante. Y aún así he estado extremadamente consciente de mi silueta, de mi peso, de la comida. Además, en estos meses me han dicho distintas personas que tengo cuerpo "más de mujer" o que he "embarnecido" (creo que es un término que sólo se usa en ciertos países de Latinoamérica y significa como aumentar masa muscular o redondearse), palabra que detesto y me produce escalofríos. No sé. Me aferro a la idea de que uso la misma talla de ropa desde que tenía 16 años y en general todas mis amigas de mi edad han subido de peso.

Supongo que antes la gente asumía naturalmente que engordar era parte del desarrollo o del envejecimiento. Cuando mis padres eran jóvenes compraron prendas como chamarras de cuero y abrigos un par de tallas más grandes para poder usarlos por varios años. Sin embargo, en más de un sitio he leído que el peso que una mujer tiene a los 24 o 25 años es el que deberá conservar hasta los 40, aproximadamente. ¿A ustedes les ha pasado eso de aumentar de peso sólo con la edad?

Eleven, Edward Hopper.

En otra entrada he hablado de que la grasa es algo inseparable de la condición femenina, lo que da reservas para poder ser madres. Y sin embargo, ahora me encuentro queriendo conservar a toda costa mi cuerpo adolescente. ¿Les ha pasado también? Normalmente no me gusta hablar de estos periodos, pero supongo que es lo más honesto. De repente algo se nos dispara en la cabeza y todos los demonios se desatan. Sin embargo, no es igual que antes. Apenas he disminuido un poco lo que como, un par de porciones de carbohidratos al día. Y aunque sé que quizá todo se solucionaría yendo con la nutrióloga, también siento miedo de hacerlo y que me envíen a terapia de nuevo.

Por ahora veré como sigue esto, disculpen mis tonterías. Se aceptan sugerencias, y un abrazo para todas.

24 comentarios:

inefable dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola linda, la entrada de tú blog me ha confortado y estoy aquí para decirte que estoy pasando una racha horrible. Hace un par de meses miraba a los TCA como algo superado, no podía creer la energía y el tiempo que había desperdiciado en ello y cuando leía tú blog lo hacia desde afuera ya, comprendiendo lo que decías pero a distancia porque lo sentía simplemente superado. La nueva "caída" se la adjudique a: la entrada de la primavera y esa ansiedad de comer que me provocaba sentir que sudaba, la ansiedad y el autosabotaje por estar a un paso de terminar la licenciatura y no saber qué hacer de mí, a que estoy saliendo con un chico y abandone una relación de 2 años, a este mundo hostil donde todos nos estamos matando o ya estamos muertos, a..... La verdad es que me siento inmensamente frágil, no sé qué paredes emocionales no puedo romper y no sé por qué la sensación de mi finitud me provoca la más terrible nostalgia y esas ganas de no pararme de la cama. Yo también he embarnecido jaja, y también odio la palabra. He comido muchisimo y todos los días trato de limitarme pero casi no puedo. Hay días en que evado esta cuestión y disfruto de la comida, pero ODIO que ésta vuelva a hacer el tópico más importante de mi día a día y que no pueda develar la causa de este síntoma.

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

No sé, a mí me encanta la primavera. Y la verdad es que pasé un par de semanas comiendo de más, pero llevo también años apegada a la dieta que me dio la nutrióloga. A veces me pregunto si será que esto simplemente no se va del todo, que siempre hay un remanente que queda... Vale, besos.

eLena dijo...

Hola. Pues finalmente escogí Literatura, lo pensé mucho, mucho en realidad y hasta hace unas horas no sabía aún que decisión tomar pero al final cómo que algo me picaba en el corazón al repasar el plan de estudios de ésta y bueno... falta que me acepten, sólo hay 5 lugares a diferencia de los 15 que daban para Filosofía, y si es en CU!

Tengo muchas dudas acerca de tu entrada, una es ¿en que periódicos te publican? quiero leerte más seguido, no sé si alguna vez te lo dije pero gracias a ti y a tu blog es que yo me decidí a hacer el mio, venír y leer aqui es de las cosas que más disfruto. Otra es, ¿que diplomado darás? y otra, que no es tanto duda es: ¡Deberías publicar esa novelita! ja! Bueno es mi opinión!

Sobre el tema del peso y la comida creo que a mi me pasa algo similar, en mi familia todas las mujeres fueron delgadas de jóvenes, conforme pasaron los años subieron de peso y ese es uno de los puntos que más me mortifica, aún asi no creo que todos sigamos el mismo camino, yo te veo a ti como una chica de cuerpo delgado de nacimiento,al menos esa apariencia das.

¿Te puedo confesar algo? Estaba (estoy) muy espantada por el tiempo que he estado perdiendo en mi vida, la causa aunque no me guste aceptarlo es el desorden alimenticio, y bueno, meterme a estudiar otra carrera, tomar mi diplomado para mi título en Diseño, meterme a clases de violín y continuar con el Francés me mantendrán ocupada y animada. Creo no viene a relevancia lo que te cuento y ya me extendí es sólo que necesitaba platicarlo.

Espero todo mejore en este tema del aspecti fisico, que si es necesario ir con la nutriologa para que no avance asi sea.

Un beso

Nel.la dijo...

Hola, preciosa.
Siento que estés así.
¿Sabes? Yo creo que no siempre es algo que ocurre fuera, en nuestras vidas, a veces puede ser una manera errónea de ver las cosas, incluso de ver nuestro cuerpo físico.
Para una persona que nunca ha tenido un trastorno de la alimentación ya suelen ser duras las subidas, más para alguien que sí lo ha sufrido. A lo mejor es una señal de que no debes bajar la guardia, que a veces cualquier cosa puede desencadenar una recaída... y todas somos susceptibles a ellas.
Eres consciente de lo que te ocurre y del porqué (posiblemente por la leve subida de peso), sabes también que tu actual IMC es saludable, y sobre todo has de decirte a ti misma que llevas demasiados años luchando como para que un par de kilos (o los que sean) te hagan regresar al abismo, y más con todo lo que has logrado en la vida.
Sigue con los ojos bien abiertos, y a la mínima señal pon solución, ya sea ir a terapia o lo que sea... Cualquier cosa con tal de no volver a lo mismo, ok?

En cuanto a las preguntas que planteas (si es normal subir de peso con la edad), yo te puedo decir que también la mayoría de compañeras que tienen mi edad y con las que iba a la escuela, siendo delgadas a los 16 años, han subido algo de peso.
Sobre mí, no puedo decirte. Peso bastante menos que cuando tenía 16, pero es que para entonces pasé por muchas épocas bulímicas, y, aunque desde hace un par de años mi IMC se mantiene relativamente estable aunque por debajo de lo saludable, sigo teniendo muchas oscilaciones aún (aún sigo en proceso de recuperación y sufro recaídas, aunque afortunadamente éstas son cada vez más a la larga y menos graves). A menudo me pregunto qué pasaría si sobrepasara cierto límite hacia arriba, me pregunto si podría soportarlo... No lo sé. A veces incluso tengo miedo de curarme del todo y subir de peso, claro que entonces me contradigo a mí misma, porque si realmente me curo no me importaría subir unos kg...

Sinceramente, no sé cómo podría ayudarte porque aún a pesar de haber pasado por cosas similares, tampoco sé yo cómo me lo tomaría... pero viéndolo desde fuera, creo que lo peor que puedes hacer es tirarlo todo por la borda...
Quizá también yo tenga que subir de peso dentro de un año (o varios, o unos meses), y si eso ocurre, espero sinceramente estar mucho mejor para poder afrontarlo como algo natural (siempre que sea algo así, y no una subida desmesurada debida a comer de manera insana) y no acabar de nuevo recurriendo a viejos "métodos" que me dañen...

Espero que puedas conseguirlo. Muchísimos ánimos!

Puntoz..!! dijo...

Hola linda! perdon, paso muy rapido, sabes, aveces tenemos esos episodios donde ganas no hay para nada u.u besos! n_n

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Hola eLena. Pues espero de todo corazón que te acepten, yo sé que puedes. Si no, también puedes considerar la opción de entrar a SUA, son menos horas y es más autodidacta. Yo hice como mixto entre abierto y escolarizado y siento que tuve lo mejor de ambos mundos.

La verdad creo que mi complexión natural es más bien voluptuosa. Lo que pasa es que tengo cuerpo de pera y de la cintura hacia arriba puedo ser sumamente delgada sin esfuerzo, pero las caderas y las piernas siempre son mi alucine. Igual en mi familia todas fueron delgadas de jóvenes (me han heredado ropa, sólo que soy la más alta de mi familia a partir de abuelos).
Me da mucho gusto oír que tienes tantos planes... Yo desistí del francés cuando me di cuenta que nunca podría escribirlo perfecto... Pero quizá un día retome. Eso, o árabe o mandarín. Estoy un poco loca, ¿no? Jajaja.

Nel.la: Creo que sí es difícil hacerte a la idea de un peso más alto cuando llevas mucho tiempo por debajo de lo que debes pesar. Pero espero que en efecto a tu tiempo no te cueste aceptarlo.

Aún me estoy dando un tiempo... la cosa no va muy mal. Un par de semanas y veré cómo sigo. Gracias por sus comentarios.

nirka dijo...

Me cuesta empezar este comentario, no sé por donde hacerlo. Lo cierto, es que el título de tu blog me suena, creo que puede que haya pasado por aquí antes, ya hace tiempo... He leido tu última entrada, aunque prometo darle un intenso repaso a tu blog cuando tenga tiempo, no sé, me gusta saber con quién hablo. Esto para mí es mucho más que dejaar dos palabras de ánimo y un enorme beso a alguien que siempre llamamos preciosa.
No tengo tu edad, soy más joven. Mi cuerpo ahora dbería ser ese que tu quieres conservar, el de una adolescente, pero lo cierto es que no lo es, mi cuerpo es el de una niña, este verano en Tunez llegué a pagar como una niña de 12 años... Mi rechazo no es ya a ese cuerpo de mujer del que hablas, sino incluso a ese cuerpo propio de una adolescente... No tengo curvas, soy recta casi en todos los sentidos, lo cierto es que me gustaría tener más caderas, pero no puedo elegir que parte de mi cuerpo subir y cual no... Sé que mi tarea pendiente es aceptrame tal y como soy y dejar a mi cuerpo que sea, tal y como es y no torturarlo en busca de una figura que nunca obtendré. Simplemente, mírate, sabes que estás bien, que en tu vida las cosas funcionan, no acudas a este mal innecesario buscando ese algo que no funcione en el que poderte escusar. Sinceramente, en lo que a tus fotos respecta, no noto diferencia. Tu misma lo has dicho, son solo un par de centimetros y seguro que ahora además, animicamente estás mejor. Así que no le des más vueltas y déjate ser.
Por cierto, un par de cosas más. Gracias por ponerme un link en tu blog, de veras. Y segundo, me muero de curiosidad por leer esa novela que vas a publicar... ¿Me la pasarás?
Nada más. Cuídate sí? Te sigo.

TRIZTE REALIDAD dijo...

hola ! pues solo puedo decirte que te aferres a lo que sabes y no a lo que tu mente cree es algo complicado cierto? (a veces ni yo misma me entiendo)a lo qeu me refiero es que si tu sabes que estas bien que tu peso y todo esta bien no te creas de lo que tus ojos ven o tu mente piensa no te cuestiones creo serà lo mejor besos

TeRroN dijo...

No importa que todo vaya bien... o que todo vaya mal, siempre hay una excusa para autoboicotearse, y el cuerpo es la mejor excusa que tenemos. Yo he pasado por diferentes situaciones, he estado mas "gorda" y se ha vuelto insoportable la idea de unos centimetros mas. Y ni hablar de que todos te digan que estas mas linda, y que tu cuerpo es mas de mujer... puede ser fatal. Insoportable. Son palabras que resuenan en mi cabeza que no me dejan pensar.
Actualmente estoy flaca... muy flaca... quizas mas de lo que quisiera en este momento, mi sobrina de 9 anos a veces usa mis remeras... no es lo que quiero. Pero no se como hacer para estar bien y ser feliz. Es una combinacion cuasi imposible.

Patri S. dijo...

Lilith, no entres en pánico por esos cms de más, recuerda que antes y después de padecer un tca, ser esposa, periodista y proximamente filósofa, eres una mujer de carne y hueso, con virtudes y defectos, con los mismos miedos que debes permitirte tener porque cualquier mujer los padece. Claro que hay que conservar un equilibrio entre los miedos y la enfermedad pero, eso es algo que lograrás, estoy segura que así será. Te digo que recuerdes eso es porque TODAS las mujeres tenemos miedo a los cambios físicos que presente nuestro cuerpo con el paso de los años. El punto debil de una; son las medidas, el de otras son las arrugas, el de otro grupo la caída del cabello y así muchas otras preocupaciones se desencadenan y lo importante es hallar la estabilidad para el cuerpo y la mente. Tienes razón cuando dices lo de la honestidad con la que escribes. No te dejes entrar en el circulo de la comida y la imagen de nuevo pero no te niegues la oportunidad de querer cuidar tu cuerpo como una mujer normal, de carne y hueso.

Un beso, Patri S.

>*arcangel*< dijo...

gracias cariño, por tu apoyo porque aunque sea en la distancia, ayuda y mucho =)

en relacion a tu entrada...animo cariño, tu y no mas que nadie sabe que es pasar por lo que as pasado, recuerdalo cada momento que pienses en esos numeros que te-nos torturan..- recuerda lo bien que se vive en el cielo y lo mal que se pasa en el infierno...

animo, tu puedes, yo se que puedes, y tu tambien lo sabes, no te hace falta nada mas!

La muchacha del callejon. dijo...

No pidas perdón nena! Es tu blog, escribes lo que te de la gana, por cierto me ENCANTA ese cuadro de Hopper... *_*

Y no te comas la cabecita con todo, simplemente dejate llevar y aleja todos los ana-pensamientos de tu mente! FUERA, FUERA, FUERA! No son bien recibidos! Estas ES-TU-PEN-DA, quien tubiera tus piernas, preciosa!

Un besazo

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Nirka: creo que siempre hay algo con lo que no estamos contentas, las curvas o su ausencia. Nos estamos leyendo.

TeRron: tienes toda la razón, el cuerpo siempre es nuestra mejor excusa para autoboicotearnos, creo que por eso tenemos un TCA.

Patri: es cierto, para unas son las arrugas, para otras el cabello o la talla. Creo que es algo muy típico de nuestra cultura el miedo a envejecer. Me llegó mucho lo que dices al principio de tu comentario, es que a veces también me cuesta trabajo asumir la multiplicidad de papeles que desempeño. Besos.

TRIZTE REALIDAD y Arcángel: Gracias por sus comentarios. Yo sé que quizá es cosa de no enredarme más, pero justamente nosotras sabemos que a veces eso es justamente lo difícil.

La muchacha del callejon: Me encanta también Hopper. Tu comentario y el de eLena me han dejado pensando... Por ejemplo, mis piernas son de lo que menos me gusta de mí. Las pantorrillas casi me gustan, pero los muslos y la cadera a menudo los siento desproporcionados con el resto del cuerpo. Quizá no soy naturalmente TAN delgada. Pero la verdad es que nunca podré saberlo a ciencia cierta porque empecé con la anorexia a los 14 y ésta limitó mi desarrollo, incluso perdí dos centímetros de estatura.

Gracias a todas. Besos.

Hörus dijo...

Tobias Zeising.
La encontre en devianart (me encanta lo que estas personas logran crear) .
Espero que te sirva. Fue tomada en the Lake Constance.

Cuídate pequeña

Isidra Parra dijo...

Lilith, querida,
Gracias por acompañarme, por escribirme y por volver a postear en tu blog. Haces falta. Me gustan tus ideas porque las expresas con claridad y, por supuesto, porque me siento identificada.

Cuando estamos mal no encontramos tiempo para escribir en estas 'páginas' de terapia... eso sólo es una parte de lo que dejamos de hacer. Dejamos de hacer cosas que de alguna forma nos han servio para estar mejor. Entonces, no dejes que las caídas y que los malos momentos interrumpan tus costumbres buenas. Y no sólo me refiero al blog, piensa en qué más has dejado de hacer en este tiempo de crisis... tal vez has dejado de comprar ropa nueva, o de decirte al espejo que en realidad estás muy bonita, o que debes sacarle tiempo a tu tesis, o que puedes pasar un poco más de momentos agradables con tu pareja... no sé. Piénsalo. La idea es que aunque estemos en un hoyo, siempre siempre busquemos soluciones, que nos motivemos visualizando el futuro que queremos... Estoy segura de que el futuro que quieres no estás tú preocupada por dos centímetros de más, o sí?

Tranquila preciosa. Todo pasa. No te preocupes por las medidas. Así es el cuerpo. Lo importante es que seas consciente de lo que te hace bien y en esa medida comerás más balanceado, serás más activa, etc.

Un abrazo y ojalá sigamos en contacto.

Ana dijo...

es muy normal subir de peso con la edad. no es lo mismo tener 15 años que 20, ni tener 20 que 25 o 30. yo todavía tengo 20 pero sí que conozco a chicas de 27, 28... que han aumentado ligeramente su peso.
espero que este asunto deje de obsesionarte, y que no dejes que vaya a más.

un saludo y mucha suerte

veneno para una hada... dijo...

tengo casi 30 y una cesarea. Mis medidas son asquerosas, sigo siendo anorèxica pero en mi cerebro, porque la verdad es que como normalmente. Todos dicen que me veo mejor asì como estoy ahorita pero todos sabemos que no puedes convencer a una anorexica. Me gustarìa tanto tener tus medidas jeje.

Rocío dijo...

Hijolas.... me ha costado muchísimo entrar a dejarte un comment en tu blog....
Cómo ya habras leido en mi blog, yo no tengo ana ni mia, al contrario, soy gorda literalmente, y en general no tengo problemas con ello, creo que la apariencia física es de lo menos importante cuando estas con alguien (sin contar por supuesto a la pareja, la cual es una sola persona, y que en mi caso es inexistente jajajajaja)...
Yo quede soltera hace dos años después de 18 años de relación, lo cual me convierte al parecer, en tu lectora de más edad (casi 38), y fue entonces que baje de peso, y aunque nunca le he dado mucha importancia al asunto, la verdad es que me sentía fenomenal cuando me podia comprar ropa en cualquier lado sin necesidad de ir al departamento de gordos :) Pero ahora he vuelto a subir de peso, y aunque estoy pensando en hacer una rutina de ejercicios para volver a estar delgada por que me hacia sentir bien (nunca una dieta, las odio), creo que en parte engorde como una defensa, es decir, si estoy gorda no me siguen los hombres, no me buscan, y eso me da seguridad, hace que el pánico que tengo a entablar una nueva relación sea un factor menos del cual preocuparme dado que no hay pretendientes....
Así que, no te preocupes de mas, todas, ya seamos delgadas, gordas, anorexicas, o ballenas de greenpeace, tenemos excusas para serlo, y generalmente, solo son eso, excusas, asi que intentemos relajarnos y vivir un poco sin preocupaciones.
Beso.

Anónimo dijo...

por cierto, si vas a hacer algo sobre el self injury me gustaria participar.

Nadia.

Neth dijo...

Querida Lilith, hace tiempo que no actualizas, y me pregunto cómo estarás, si has conseguido remontar, si estás mejor o no desde la última entrada que escribiste...
Espero que vayas mejor y que pronto nos des noticias tuyas.

En cuanto a mí, he dejado pasar un tiempo y he vuelto a abrir un blog personal, ya que el otro no es lo mismo...
Espero, eso sí, que esta vez lo que pueda escribir sea diferente, y vaya encaminado a una vida mejor, sin tantos baches, y si los hubiera, con más disposición y entereza para afrontarlos.

Cuídate mucho, y espero que pronto estés de regreso.

Un abrazo muy fuerte!!

Lilium dijo...

Hola! Pasé a dejar constancia de que leí tu comentario, Gracias!

Te dejo un abrazo!

yoquemebusco dijo...

LiLiTh:
Espero llegues a leer este comentario porque veo que hace un tiempo que no escribes. Soy Lucía, de Uruguay y hace poco (poquitísimo) he empezado a leer sobre lo que tu llamas TCA especialmente sobre esta "corriente" o "moda" (no se cómo decirle) de Anas y Mias y este, tu blog, me ha tocado el alma niña. Es que escribes tan sincero que a uno se le pone la piel de gallina, es como si tuvieses el poder de hacer que el resto se "ponga en tus zapatos". Por supuesto que además me siento identificada con un montón de sentimientos que describes aunque yo nunca haya llegado a hacerme daño físico (no de forma consciente). Es mucho lo que podría decir pero temo excederme sin llegar a mostrar ningún punto, no nuevo por lo menos: no diferente a lo que ya te hayan dicho otras personas en comentarios de entradas anteriores...
Bueno, tal vez esto sí te sirva aunque más no sea cuantitativamente: a mi el cuerpo me ha cambiado mucho alrededor de los 23 años; he sentido que las "grasas" (que en mi no son muchas) se han cambiado de lugar por así decirlo me he vuelto un poquito más "fofa" (no se cómo se dirá allí... ¿"blandita de carnes" o algo así?) y nada, creo que es un cambio necesario ¿entiendes? es decir: algo así como que "las canas son la manera de que, a simple vista, otros noten que somos más sabios que antes" no se si entiendes mi punto pero creo que en alguna extraña e inexplicable manera se puede aplicar a otros cambios en nuestro cuerpo.
No sufro ni he sufrido de trastorno alguno de TCA pero creo que todas las mujeres podemos "recibir" con otros ánimos esos cambios que a veces nos acongojan (o a algunas más que eso) con los brazos abiertos pues ellos son parte de nuestro crecimiento y nuestro crecimiento es parte de nuestro ser actual y conformará también nuestro ser futuro ¿me entiendes? no digo que nos definan ¡no! sino que si los hacemos parte de nosotras, serán parte de nuestra belleza.

¡salud! y cuídate mucho

espero saber de tí pronto

Lucía

Conejitamia dijo...

Aún esta activo este blog?? Me encuentro en esta lucha de vencer a la bulimia que he padecido desde hace 13 años, nadie a mi alrededor tiene idea de lo que es esto y me siento sola. Leer este blog me ha ayudado a sentirme identificada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails