jueves, 25 de septiembre de 2008

La celulitis como parte de la condición femenina

Para las fiestas patrias fui a la playa con mi chico. Un viaje muy lindo, que me dio la oportunidad de pensar otra vez sobre los estereotipos que guardamos sobre el cuerpo. En lo personal, me considero más bien desinhibida: uso trajes de baño mínimos de dos piezas. Así lo he hecho desde la pubertad, aún en los años que padecí el trastorno con más fuerza. Lo repito, mi problema no era la imagen corporal. Años de subir y bajar de peso con la anorexia me han dejado piel sobrante en el trasero, el estirón acelerado de la pubertad me dio estrías y además, aunque soy delgada, tengo celulitis leve. Y todo esto no me importa.
Las tres gracias de Rubens, 1625-1630

Creo que mucho de ser sexy radica no tanto en el cuerpo perfecto, sino en la manera de llevarlo, en la seguridad. Y como les digo a mis amigas, la celulitis es parte inseparable de la condición femenina. El cuerpo de una mujer está compuesto básicamente, además de por agua y huesos, por grasa. La celulitis ha sido apreciada de distinta manera según las épocas y las modas, pero finalmente es el reflejo cutáneo de las reservas de grasa necesarias para la maternidad.
Dice Isabel Allende en su libro Afrodita que entre las odaliscas de medio oriente los hoyuelos en muslos y trasero eran sumamente apreciados, y cuadros como Las tres gracias de Peter Paul Rubens nos muestran como ideal de belleza a tres muchachas rollizas.
Y aún hoy día, mujeres tan atractivas como la actriz Jennifer Love Hewit tienen celulitis. Por cierto, me pareció genial la respuesta que ella dio a las críticas sobre sus fotos en traje de baño publicadas recientemente: que ama su cuerpo, y que todas las mujeres deberíamos hacer lo mismo.
Celulitis sí, anorexia no.
Claro, no faltó quien dijo que mejor ninguna de las dos.

Este verano volví a una comunidad indígena tzeltal enclavada en la selva Lacandona. Fui para hacer trabajo voluntario. La última vez que estuve ahí estaba en una crisis de anorexia y el trabajo fue bastante intenso, desde picar piedra hasta acarrear agua de un río. El esfuerzo fue demasiado para mi cuerpo debilitado, y sumado a la altitud, la aventura acabó en que me desmayé en una de las fiestas de fin de año. Asusté bastante a mis compañeros porque, desde luego, nadie tenía ni idea de que tuviera anorexia. Comprendí que mi decisión de ir en ese estado había sido irresponsable, pero también que finalmente eso me dio esperanza para seguir adelante, para recuperarme. Por eso, más de dos años después, me dio gusto poder regresar y aguantar el ritmo de trabajo (además, paradójicamente, me tocó hacerme cargo de la cocina. Y debo de decir que preparé los más ricos frijoles de Chiapas). Además, en el lugar donde dormíamos tenía como recordatorio constante un mural con la consigna Celulitis sí, anorexia no, lema adoptado en un encuentro de mujeres que también fue como una ironía ante las críticas al subcomandante Marcos por su sobrepeso.
Con esto, cierro el tema. La celulitis, como la talla, es un atributo que puede considerarse de diferentes maneras dependiendo de nuestra cultura y nuestra época. Sin embargo, la seducción es otra cosa. Depende de la intencionalidad de nuestros movimientos, de la intensidad del deseo. De un vaivén en la cadera, el cerrar de un ojo, el olor de nuestra piel. Es una esencia misteriosa y única para cada persona. Yo, me quedo con mi bikini.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

ja, yo odio mi cuerpo. Nunca, pero nunca me pondría un bikini.

Anónimo dijo...

y no tengo anorexia, ni nada.
Carme.

Sara dijo...

Guau, Lilith, es lo primero que he leído de tu blog y simplemente me ha encantado! Seguiré leyéndote, sin duda.
Muchísimas gracias por palabras como éstas, llenas de sinceridad, de claridad y de realismo.
Un besazo enorme,
Sara (de 1espejo1000ventanas.com)

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Carme: es asombroso lo descontentas que están con su cuerpo también la mayoría de las mujeres "normales". De hecho, en un test para anorexia yo di muy por debajo del valor normal de insatisfacción con el propio cuerpo. Lo que indica que el nivel de inconformidad "normal" es excepcionalmente alto.
Sara: Gracias a ti por la visita, también me ha encantado lo que tú escribes. Quizá a la larga sí logremos algo con nuestras palabras.

Dhanaev dijo...

... me encanta, no dejo de aprender cosas en este mundo tan interesante de cables. Chapeau!!
Sé que algún día lograré saberme superior a estas frivolidades del tema físico y lograré mostrar mi cuerpo tal y como es. Sin tener vergüenza. Tan solo disfrutando de sus curvas o asimetrías.
Y lo se al leer cosas tan de verdad como estas,
besitos y seguiré pasando si no te molesta :)

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Dhanaev: ojalá todas logremos un día la autoaceptación completa, física y en todos los aspectos de nuestra vida. Siempre eres bienvenida, besos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails