domingo, 12 de abril de 2009

¿Qué se siente tener anorexia? ¿Qué pasa por la cabeza de alguien con anorexia?

Esta es quizá una de las preguntas que más a menudo se hace la gente que no sabe de este trastorno, o incluso quienes tienen a un familiar, amigo o pareja sufriéndolo. Me ha costado mucho trabajo responder. Creo que, básicamente, la anorexia es sobre control. Te sientes superior porque no necesitas alimento, te enorgulleces de tu fuerza de voluntad, de desafiar a la biología porque "vives" de aire.

Mi chico es adicto en recuperación. Para él es muy fácil definir a qué te haces adicto con las drogas: por un lado a la huida, y por otro a la sensación de bienestar inmediata. En el caso de la anorexia no es tan sencillo. Dejar de comer no produce ningún bienestar instantáneo, más bien hace que las endorfinas desciendan a niveles peligrosos. Sin embargo, sí te anestesia. Te hace menos consciente del dolor que te embarga. También te permite desviar la atención de algo que crees que no puedes resolver a algo que que está al alcance de tu mano: tu cuerpo.

Supongo que la anorexia te hace adicto al deseo de perder peso, de sentirte frágil, de ver que cada vez tu ropa te queda más grande, de notar cómo los huesos se marcan sobre tu piel. Te haces adicto a controlar lo que comes, a la ilusión de creer que también controlas tus emociones, a la sensación de seguridad que se adueña de ti cada vez que saltas una comida. Te haces adicto a la disciplina, a rebasar los límites, a darlo todo. Quizá por eso es una adicción tan difícil de superar.

Tampoco creo que sea como con lo alcohólicos que jamás pueden volver a beber. A diferencia de ellos, quienes hemos padecido un TCA debemos lidiar diariamente con la comida. Y claro, también hay alcohólicos que se permiten beber de vez en cuando. El punto peligroso es cuando empezar a ayunar te sume en el conocido vértigo de querer más, de recordar cuán poco llegaste a pesar y desearlo de nuevo. Entonces es momento de parar.

Por ahora sigo caminando por el filo del abismo sin caer, y hasta podría decir que lo he llevado bien con la comida. Estoy temporalmente sin trabajo, lo cual también me hizo reconsiderar la posibilidad de volver a terapia desde el ángulo económico: es inviable por el momento.
Y sigo aquí, siendo yo, luchando. Besos.

16 comentarios:

iRoN Princs dijo...

Siempre, siempre hay un sismo en mi cuando te leo, cuando empiezo a ignorar el tema me topo con que has actualizado y de una forma muy objetiva aunque se sienta un poco cruel pa quien lo vive vuelve ami mente que el filo por donde se camina es peligroso, el navegar todos los dias contra la marea y sobre todo el enorgullecerse d eun falso control que siempre se sale de control.
Espero que tu si puedas seguir con tu terapia y que todo vaya bien, tiene suna manera muy buena de plantearlo.
abraxo :)

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Iron Princs: En efecto, el control siempre se nos sale de control. Gracias por tus deseos y un abrazo también para ti.

Nel.la dijo...

Mi psicólogo me contaba respecto a la anorexia o cualquier otra adicción, que a él le importa poco los daños que causa en el individuo, que por mucho que alguien le cuente lo triste y solo que está, dice que eso no es lo más importante... Él dice: entonces está claro que por otro lado obtienes una compesación mucho mayor que todo ese sufrimiento, no me cuentes lo que te ha traído tu comportamiento, cuéntame porqué te sigues aferrando a ello, porque eso es lo que hay que tratar: ¿paz? ¿tranquilidad? ¿que otros cuiden de mí? ¿no tener que hacerme cargo del todo de mi vida? ¿la atención de los demás?... Lo que sea que realmente "engancha".
Y siendo del todo objetiva, habiéndolo pasado yo, creo que tiene razón, aunque hace años no se la hubiera dado y me habría rebelado contra esas palabras.

A parte de eso, también yo ando por ese filo por el que hablas, pero no deja de ser un peligro, porque a veces casi "sin querer" resbalamos, empezamos la espiral casi "sin darnos cuenta"... y se fastidió el dichoso filo.
Es más seguro alejarse cada vez más de ese filo para estar más lejos de la enfermedad y más cerca de la vida, la salud y la felicidad... Así, aunque tengamos un pequeño traspiés, habrá mucha más distancia entre el abismo y nosotras, y podremos reaccionar antes y mejor.

Cuídate, vale? (yo haré lo mismo)

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Nel.la: Tienes toda la razón. Esa es la pregunta crucial ¿por qué nos aferramos? Ver eso ayuda a estar más cerca de la vida. Abrazos hermosa.

Anónimo dijo...

Para mí, lo peor de la anorexia es el sentimiento de que nunca se irá. No hay comida por la cual no me sienta terriblemente culpable, o día en que no piense en volver a ella o inconscientemente planear qué diré para no comer.
Me identifico con lo de recordar cuan poco uno llegó a pesar y querer volver a estar asi.

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

No sé si nunca se va... supongo que cambia nuestra relación con ella y con la comida en la medida que también nosotras cambiamos. Suerte.

iRoN Princs dijo...

OJALA HUI¡BIERAS REGISTRADO TEMA PARA VOTAR EN EL CONCURSO DEL BLOG italianomamarracho.blogspot.com, seria genial poder leer algo tuyo ahi, si no es asi, me gustaria tu apoyo, tenemos hasta el jueves para votar :)
como ves????

Anthonella dijo...

Bueno , hace mucho que no entraba a tu blog, sera porque no habias actualizado, creo que cada vez que logro el brode del abismo, cada vez que llego a la cumbre de ese hoyo, tengo miedo y me vuelvo a lanzar al vacio. Me agrada tanto ese dolor que creo que me he vuelto masoquista, no te detengas , todas tus palabras me alientan a no continuar.

Anthonella

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Iron Princs: Andaba fuera de la ciudad y un poco desconectada de todo... Besos.

Anthonella: Pienso que el vacío es un poco como el canto de las sirenas. Habrá que atarnos duro a algún mástil para no caer.

Liz dijo...

Buen blog...me gusto mucho...
Yo fui tres veces a terapia y a la cuarta apenas y estoy mejorando...vivo cada dia sin saber que me espera el proximo...Pasan muchas cosas por mi cabeza...Lo importante es ponerle toda nuestra voluntad a mejorar!!
Besos

Dhanaev dijo...

Solo pasaba a saludarte y darte un abrazo de esos lindos que surcan los océanos hasta llegar a tí.

Espero que estés bien tesoro, mil besos :O)

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Dhanaev: Gracias por la visita linda, acá todo bien.

***N!nf@*** dijo...

que buen post, yo sufro de transtornos alimenticios, he mejorado mucho pero no puedo sentirme bien del todo, es dificil responder esa pregunta, supongo que debe ser mas dificil para mi mama, hay cosas que nos marcan para mal o bien, tenemos esas cicatrices para recordar y no olvidar.

Anónimo dijo...

si lo unico que quiere un anorexico es no comer porque se siente gordo yy al no comer se siente bien saber que no lo ha echo y despues va a querer comer menos ya que pudo alguna vez

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Querida N¡nf@:
Espero que sigas mejor. Siempre hay que recordar que, así como nos llevó un tiempo enfermar, la recuperación también lleva su tiempo. Y como dices, hay cicatrices que quedan para no olvidar, para poder ser más fuertes.
Anónimo: Creo que tu visión es demasiado simplista. Yo sufrí anorexia por 8 años y NUNCA me sentí o me vi gorda. Conozco a otras personas, hombres y mujeres, que también pasaron un TCA sin que tuviera nada que ver con su peso o imagen corporal. Uno deja de comer por razones un tanto más complejas, y en efecto, haber podido una vez "sobrevivir" a base de aire sigue siendo una tentación para muchos por un largo tiempo. Quizá esto te ayude más a entenderlo, tanto si sufres un TCA como si no. ;) http://extranjeraenmicuerpo.blogspot.mx/2007/09/ms-all-de-la-comida.html

Mind Blower dijo...

Hola!

Me encanta ver iniciativas como esta. Yo también tengo un blog sobre ello y me gustaría que le echaras un vistazo.
Podemos conseguirlo aunque el proceso de recuperación sea largo y arduo. Sí se puede!

http://perfecthumanbeingsblog.blogspot.com.es/

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails